Uncategorized

Venta al por mayor

No es un secreto que todo comienzo puede ser difícil, que muchas personas no logran adaptarse a la tecnología como método indispensable para vender y por supuesto, ver que hay muchas estrategias de mercadeo que puedes tomar, al no tener un buen control sobre esto es cuando aparece la idea de ventas al por mayor. Para muchos es la opción perfecta porque simplemente no estarán en contacto con unos clientes que apenas compren el producto sino con otros distribuidores, además casi nunca estos mayoristas tienen que llevar una vida tan pública ni con tantos retos que seguir.

¿Cómo se lleva un negocio de este tipo?

Tener ventas al por mayor significa que eres la parte más importante del movimiento económico de una ciudad o comunidad, porque eres quien brinda todos los suministros a quienes son minoristas y al mismo tiempo tu obtienes una buena ganancia, no pierdes el tema de ser un negocio rentable. Pero al mismo tiempo debes basarte en los siguientes preceptos para lograr el éxito en este tipo de emprendimiento:

No pongas el mismo costo para un consumidor directo que llegue a ti y a un minorista:
Quien vende al consumidor final tiene menos capacidad de pago o reinversión que un usuario que prefiera tu tienda porque le llama la atención. No sacrifiques a tus compradores al mayor, más bien brinda oportunidades para que ellos crezcan también, además es una estrategia de mercadeo bien poderosa.

Crea tus normas:
Las ventas al por mayor necesitan parámetros para ser organizada, el primer paso es crear tu política para pedidos y no permitir excepciones. Decide que cantidad de piezas o productos deben llevarse para que su compra califique como mayorista y puedan obtener un precio competitivo, así creas alianzas con todos los usuarios que necesitas ir fidelizando.

Diseña estrategias de ventas:
Lo que casi siempre hacen es generar escalones de venta, por ejemplo, si llevas 10 unidades pagas cada una en 10 euros, pero si llevas 20 unidades pagas 8 euros por producto. En caso de que quieras algo más llamativo, están los diversos métodos de publicidad convencional o por redes sociales.

Haz Dropshipping:
Para los mayoristas quizá resulte complicado, pero es una inversión de tiempo que vale la pena por el crecimiento del negocio, se trata de vender el producto al minorista cuando el mismo ya haya vendido lo prometido y cobrado su dinero, en ese momento es que haces la entrega del pedido.